QUÉ  Y  POR QUÉ 

 

  Dejemos de mirar al pasado, por bueno que fuera, un futuro mejor es posible, nunca es tarde.

 

La tecnología y las empresas referentes como Apple con el paso del tiempo siguen innovando, han evolucionado al igual que el sector de mercado en el que se mueven, en el diseño, en la ergonomía de sus productos y en la perseverancia de un software intuitivo para facilitar el manejo a cualquier nivel de usuario. En la misma línea todo evoluciona, la globalización y los avances tecnológicos han influido en que la sociedad pueda trabajar desde casa, en ella se encuentran profesionales altamente cualificados de distintos campos muy especializados. Sin embargo en 4w0rkh0m3 no entendíamos muchas cosas, ¿por qué las sillas de oficina no evolucionaban como lo hacían otros sistemas de sentado de profesionales como conductores de autobús o camiones?, el problema era que los criterios ergonómicos no se habían equiparado, aunque eran tan validos para unos como para otros.


La gente sentada delante de ordenadores parecía estar condenada ya que todos los fabricantes de sillas seguían un discurso ergonómico equivocado, basando los diseños y desarrollo de las sillas en este. Hasta que se dio con la tecnología para aplicar los nuevos discursos ergonómicos en los que se promueve la libertad de movimiento de la zona pélvica, y así hemos entendido como funciona nuestro cuerpo por dentro. Sin embargo no se ha adaptado ningún fabricante a estos cambios, debido a que el discurso obsoleto que por ejemplo provoca que los estadounidenses gasten más de 50 millones de dólares por año en el dolor lumbar, no ha frenado sus grandes números de facturación, así que para que cambiar, negociemos con la salud de las personas en el mundo son 30 billones de dólares.