RECOMENDACIONES FISICAS PARA EL TRABAJO FRENTE AL ORDENADOR

 

Frecuentemente pasamos un gran número de horas sentado delante del ordenador. Un hecho que, tal y como ratifican diversos estudios, aumenta los riesgos de padecer enfermedades cardíacas o diabetes.

Es cierto que llevar una dieta saludable o hacer ejercicio periódicamente ayuda a mantenerse relativamente sano y en forma, puede llegar a ser mucho más efectivo el hacer pequeñas paradas durante la jornada laboral y estirar los músculos durante unos minutos.

Simplemente con establecer una pequeña rutina con sencillas acciones centradas en puntos clave del cuerpo que ayudarán a mejorar la postura y el tono muscular.

 

Espalda y hombros: De pie, con los brazos situados hacia el frente, hay que intentar sacar la espalda hacia atrás hasta que la barbilla llegue a tocar el cuerpo. También pueden hacerse rotaciones laterales y movimientos de hombros hacia adelante, atrás, arriba y abajo.

 

Cuello: Para liberar las tensiones de esta zona y recolocar y fortalecer las vértebras, el mejor ejercicio consiste en mover la cabeza despacio hacia un lado y otro y arriba y abajo –no son necesarias más de 6 veces-, sin llegar a los puntos extremos.

 

Brazos: Extendidos hacia el frente, hay que situarlos a la altura de los hombros y subirlos y bajarlos entre 10 y 12 veces. En la misma posición inicial, otro ejercicio que ayuda a fortalecer los músculos implica cruzar los brazos delante y detrás, también unas 10 ó 12 veces.

 

Piernas: Sentado en una silla, hay que colocar las piernas formando un ángulo de 90 grados y levantar las rodillas en esta posición manteniendo la espalda apoyada en el respaldo. Otro ejercicio interesante consiste en, estando de pie, apoyar la espalda contra la pared y deslizarla doblando las rodillas hasta alcanzar una posición similar a la de estar sentado.